Nadie presta atención al cielo, hasta que se enamora

sábado, 12 de febrero de 2011

jugar al despiste es un juego enfermizo

Sabes todos mis secretos porque te he visto mirarme y callarte después, evitando la pregunta porque ya sabías la respuesta. 
Así que ven, mírame y dime que no diga nada, para que yo pueda mirarte y contártelo todo.




6 comentarios:

  1. Es genial el post!
    Porsupuestamente TE SIGO! :)
    Un besicooo♥

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu entrada, que bonita es esa complicidad.

    Por cierto tienes un premio en mi blog, espero que te guste!

    Saludos wapísima!!!

    ResponderEliminar